Forofas

Danica Patrick, la mujer que expuso el machismo del automovilismo

la primera mujer que lideró en las 500 Millas de Indianápolis y la primera que ganó en Indycar

Danica Patrick.jpg

Danica Patrick

Con un abandono en las 500 Millas de Indianápolis, Danica Patrick se retiró el pasado domingo a los 36 años como ejemplo para las próximas generaciones, informa El Mundo.

Cuando a la pequeña Brooke, de ocho años, se le ocurrió decir a sus padres que quería probar los karts a ambos se les iluminaron los ojos. Él, T.J. Patrick, competía en todo, desde turismos hasta motocross, y ella, Bev, adoraba las motocicletas de gran cilindrada: los dos se conocieron, de hecho, en una cita a ciegas durante una prueba de motos de nieve. Unos meses antes, habían regalado a la niña un triciclo para que descubriera la velocidad y el estímulo surtió efecto. Antes de que Brooke cumpliera los diez años, después de muchas vueltas de entrenamiento en un parking, debutó en competición.

Podía descubrir la pasión de su vida, podía ser la primera profesional de la familia, podía hacer historia en el mundo del motor. O, como ocurrió, podía horrorizarse. «Competí contra adultos y era, con diferencia, la más lenta. En el mismo día tuvo cuatro accidentes: uno me pasó por encima, otro me envió contra el muro... parecía una pelota de pinball. Pasé mucho me miedo. Le dije a mis padres que no correría nunca más», confesó a ESPN. La carrera de Brooke Patrick como piloto terminó justo al empezar y, licenciada por la Universidad de Tennessee, hoy trabaja como fisioterapeuta en el Hospital Infantil Riley de Indianápolis.

Su experiencia deportiva sólo es relevante si en la cinta VHS -APRIL 4 92, se titula- que la recuerda se atiende a un detalle: a su lado, en segundo plano, siempre está su hermana, Danica, dos años mayor. Al contrario que Brooke, ella nunca se había interesado por el mundo del motor, pero, cuando la pequeña preguntó por los karts, aceptó acompañarla. Y aquello le fascinó de tal manera que cambió su vida. A los 13 años ya era campeona de Estados Unidos de karts, a los 16 se mudó a Inglaterra para correr en fórmulas de formación, a los 20 regresó a su país para competir en las Skip Barber Pro Series contra pilotos como Juan Pablo Montoya y a los 25 ya era parte de la historia.

Quizá mañana aparezca una piloto cuyos inicios no fueron de casualidad, por un triciclo y una hermana curiosa. Quizá en los últimos tiempos alguna niña haya dicho frente a la televisión: "Quiero ser como Danica Patrick". A lo largo de su carrera, sobraron los momentos inspiradores. En 2005 Patrick debutó en las 500 Millas de Indianápolis y se convirtió en la primera mujer en liderar la prueba: años más tarde acabó tercera. En 2008 consiguió en las 300 Millas de Motegi la primera victoria femenina en Indycar, torneo donde celebró otros siete podios. Y entre 2012 y 2017 se elevó como la mujer más laureada de siempre en la Nascar: sólo la pionerísima Janet Guthrie estuvo a su altura.

Durante esos años, se rumoreó varias veces con su salto a la Fórmula 1 y su fama en Estados Unidos fue tan exagerada que, como podía esperarse, exteriorizó el machismo del automovilismo, un deporte casi exclusivamente masculino. Patrick apareció en Los Simpson, South Park y CSI, en los late nights de David Lettermany Conan O'Brien, en 14 anuncios emitidos durante la Super Bowl -récord aún imbatido-, en las portadas de Sports Illustrated y FHM, en un videoclip de Jay Z, en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo de Time o en un videojuego de Sonic. Y a muchos tanta exposición no les pareció adecuada.

Pese a sus notables resultados, en algunos medios especializados se le empezó a llamar la Anna Kournikova del automovilismo y varios pilotos criticaronque, por su bajo peso -45 kilos-, contaba con ventaja. El presidente de la Indycar, Brian Barnhart, negó que su ligereza le favoreciera, pero al final se cambió la normativa para que el mínimo peso obligatorio incluyera los kilos del piloto, no sólo del monoplaza.

«Por culpa del accidente mi última carrera ha sido decepcionante, esperaba retirarme con un buen resultado, pero estoy muy agradecida por todo lo que he vivido», comentó ayer en Indianápolis, donde fue despedida con una ovación. Ahora su futuro estará completamente alejado del asfalto: de hecho, los próximos días acudirá a una feria de vinos en California para promocionar sus caldos de marca Somnium. Aunque le han ofrecido ser comentarista en varias televisiones, dedicará sus días a mantener negocios personales como su línea de ropa Warrior o su libro, Pretty Intense. Su trabajo en la pista ya está hecho. Quizá mañana aparezca una piloto que siga sus pasos.

Deporte: 
Etiquetas: