Forofas

Marion Bartoli, una anorexia inducida por un novio despectivo

La tenista campeona de Wimbledon revela que cada día la acomplejaba diciéndole que estaba gorda

Tapa-LEquipe-Francia-martes-9-de-enero-de-2018.jpg

Portada de L'Equipe anunciando la entrevista con Bartoli

 

La tenista Marion Bartoli, que conquistó el título de Wimbledon en 2013 y se retiró de las pistas solo un mes después, ha concedido una entrevista al diario francés L'Equipe en la que habla de su anunciado regreso a las pistas, previsto para marzo de 2018, y por primera vez de los problemas que le llevaron a estar al borde de la muerte tras una brutal pérdida de peso.

Tras su retirada, Bartoli comenzó un declive físico que alcanzó su punto máximo en 2016, cuando el propio torneo de Wimbledon le impidió participar en un evento de exhibición por miedo a que le pasase algo en la pista.

Por aquel entonces, Bartoli había perdido cerca de 40 kilos y presentaba un aspecto físico preocupante. La tenista lo achacó siempre a un virus estomacal que le impedía comer con normalidad, pero en L'Equipe ha revelado que una relación tormentosa con un novio estaba detrás de aquel problema: «Me dejé destruir por alguien y no pensaba que fuera posible», explica Bartoli. «Cuando me retiré era la mujer más feliz del mundo. Entonces conocí al que hoy es mi exnovio, en mayo de 2014, y cada día él me decía que estaba gorda. Cada día. Yo estaba por los suelos. Veía a una mujer delgada por la calles y me decía: '¿Has visto que delgada y preciosa es?'».

La propia Bartoli afirmó en 2016, en los peores momentos de delgadez, estar viviendo una pesadilla, aunque lo achacó al mencionado virus: ««Esto no es vida. Solo estoy sobreviviendo. Temo por mi vida. Tengo miedo de que un día mi corazón se pare».

Ya recuperada, si Bartoli cumple con los plazos de su preparación su regreso al circuito femenino se producirá el próximo mes de marzo, en Miami. «Quiero probarme a mí misma que estoy viva. Me siento bien al despertarme cada mañana, tener salud y energía para hacer las cosas que quiero durante todo el día». Bartoli, que ha recuperado todo el peso perdido, afirma ahora que necesita perder algo para llegar en condiciones a los partidos: «Necesito quitarme cinco o siete kilos. No volveré si no estoy en un peso óptimo».