Forofas

Michelle Alonso, la "Sirenita de Canarias", impartirá un clínic en su tierra

Para niños con o sin discapacidad

Michelle-medalla-oro.jpg

Michelle Alonso
Michelle Alonso

La Federación Española de Deportes para Personas con Discapacidad Intelectual, a través del programa Mujer y Deporte del Consejo Superior de Deportes, organizará en Tenerife, el 12 y 13 de diciembre, el primer Clinic de natación Michelle Alonso, en el que la nadadora paralímpica tinerfeña compartirá sus experiencias con los asistentes.

Michelle Alonso cuenta con dos medallas de oro, ambas en los 100 metros braza en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016. Además posee el récord del mundo en dicha modalidad.

En el Complejo Deportivo Insular Santa Cruz Ofra, Michelle compartirá sus experiencias y éxitos deportivos con niños y nadadores con y sin discapacidad, que quieran aprender y vivir una jornada inclusiva de deporte.

Según la semblanza que le dedicó en su día el Marca, Michelle se tiró por primera vez a una piscina por recomendación médica cuando contaba siete años. Tenía problemas de espalda y, como a tantos otros niños, la natación le vendría bien. Al principio no le gustaba, pero con el tiempo acabó convirtiéndose en su segunda casa. Hoy no concibe su vida sin ella.

Le ha dado todo: felicidad, amigos y éxitos. La canaria, cuya película favorita es La Sirenita, se ha convertido en la protagonista de su propio cuento y, tras su oro en 100 braza en los Juegos Paralímpicos de Londres (ratificado con otro oro en los Juegos de Río de Janeiro) se ha ganado el apodo de su ídolo. Ahora se la conoce como 'La sirenita de Tenerife' (o "La Sirenita de Canarias") y ella sonríe al escucharlo.

Apuntaba maneras desde pequeña pero estuvo a punto de dejarlo. "Se entrenaba en un club de natación convencional y allí se sentía desplazada por su discapacidad, por eso estuvo a punto de dejarlo. Pero su madre contactó con nosotros y en nuestro club se acopló bastante bien", cuenta José Luis Guadalupe, técnico del Ademi Tenerife y entrenador de Michelle desde 2009.

Hasta entonces su discapacidad intelectual hacía que le resultase complicado relacionarse con los demás. "Cuando era pequeña me costaba mucho hablar con otras niñas, me daba miedo que no me aceptasen como soy. Me costaba mucho expresarme y a veces prefería callarme para no caer mal. Los estudios se me daban fatal, en los exámenes suspendía siempre. Tenía que estudiarlos sólo un día antes porque si lo hacía con antelación se me olvidaba. El único en el que saqué un 10 fue en plástica y mi madre lo tiene enmarcado", dice riendo Michelle.

Pero en el agua se transformaba y salía su vena competitiva, esa que nada más ver José Luis le hizo darse cuenta de que estaba ante una campeona. "Y por sus marcas, su actitud y su calidad", añade el técnico canario. "A los deportistas con discapacidad intelectual les cuesta mucho la motivación, el esfuerzo diario y la concentración. Eso es lo que intentamos trabajar con Michelle desde el inicio", explica.

Y ese trabajo dio sus frutos en los Juegos Paralímpicos de Londres en 2012 donde conquistó el oro en los 100 metros braza con récord del mundo incluido. "Cuando llegué a la pared vi la luz que decía que era la primera y me emocioné. Me puse a saltar", recuerda la tinerfeña.

Después repetiría éxito en el Mundial de Canadá en 2013 y en el Europeo de Eindhoven un año después. Y, asimismo, ganó la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Río. 

Está galardonada con la Real Orden al Mérito Deportivo. 

Deporte: 
Categoría: 
Etiquetas: