Forofas

Gretel Bergmann, la atleta alemana judía que fue vetada por Hitler para los Juegos Olímpicos

El régimen nazi la sustituyó por un hermafrodita

La ex atleta alemana Gretel Bergmann, cuya participación en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 fue prohibida por el nazismo, debido a ser judía, murió recientemente a los 103 años en Nueva York.

“Hasta hace pocas semanas estaba muy saludable. Tuvo un final en paz, sin ningún dolor”, dijo su hijo Gary Lambert, quien confirmó así la información aparecida previamente en el diario New York Times.

Bergmann murió en su casa de Queens, rodeada de sus seres queridos. Margaret Gretel Bergmann era en la década de los 30 una de las mejores saltadoras de altura del mundo y partía como una de las favoritas a subirse al podio en los Juegos Olímpicos de 1936.

Un año antes, había igualado el récord nacional de Alemania con una marca de 1,60 metros. Sin embargo, en el último momento se le prohibió su participación por ser judía y los nazis la reemplazaron, según se supo décadas después, por un hermafrodita llamadoDora Ratjen que logró el cuarto lugar.

“Hubiera ganado el oro, no había otra posibilidad”, afirmó Bergmann en el 2016.  “Era mi compañero de habitación (Dora Ratjen). Nunca pensé que no era una mujer”, recordó.

La victoria en la prueba quedó para la húngara Ibolya Csak, con un salto de 1,60 metros. Con la llegada de Adolfo Hitler al poder en 1933, Bergmann emigró al Reino Unido.

Fue convocada nuevamente por el equipo alemán después de que Estados Unidos amenazara con boicotear los Juegos Olímpicos si el conjunto germano no aceptaba judíos. Sin embargo, en el último momento se le negó su participación.

Temiendo por su vida, Bergmann dejó definitivamente su pueblo natal de Laupheim en 1937 y emigró a Estados Unidos. Allí se convirtió en campeona nacional en 1937 y 1938.

En 1939 se casó con Bruno Lambert, un médico judío exiliado de Alemania y que murió en 2013 tras vivir con ella casi 75 años.

“Nunca, nunca, nunca voy a olvidar lo que hicieron los nazis”, señaló el año pasado la ex atleta. “Odié a Alemania, las personas e incluso el idioma por lo que me hicieron a mí y al pueblo judío”, dijo.

Prometió no regresar nunca a Alemania, pero lo hizo en 1999 para recibir el premio Georg von Opel, que suele distinguir a atletas que no recibieron su justo reconocimiento. En 2012 ingresó al Salón de la Fama de la Fundación Alemana para la ayuda al Deporte.

Su historia fue llevada al cine en la película Berlín 36, protagonizada por Karoline Herfurth,y su nombre figura desde 2014 en una de las calles aledañas al Estadio Olímpico de Berlín,rebautizada como “Gretel Bergmann Weg”. Además, su récord de 1,60 metros fue restituido por la Federación Alemana de Atletismo (DLV) en 2009.

El presidente de la DLV, Clemens Prokop, expresó su “profunda tristeza” por la muerte de Bergmann, a quien visitó en persona cuando cumplió 100 años en abril del 2014.

“Ha sufrido una terrible injusticia durante el Tercer Reich“, recordó Prokop en un comunicado de la federación alemana. “Ha sido un ejemplo para nuestros jóvenes atletas.Haremos una conmemoración especial durante los campeonatos europeos de 2018 en Berlín”.

Deporte: 
Categoría: 
Etiquetas: