Forofas

Historia de las raquetistas

Los espectadores de este documental podrán conocer en imágenes a aquellas mujeres que décadas atrás jugaban en frontones y que, según se cree, fueron las primeras deportistas profesionales del mundo.

Así lo manifiestan desde Raketistak Lehen eta Orain, al tiempo que añaden que «si bien hubo varios intentos previos para introducir a la mujer en el mundo de la pelota, en 1917 el empresario donostiarra Ildefonso Anaitarte se llevó a varias jóvenes a Madrid y las puso a jugar».

Aunque comenzaron a hacerlo con raquetas robustas de madera y pelotas de tenis, enseguida pasaron a la pelota de cuero. «Jugaban en frontones pequeños a gran velocidad y sin ninguna protección. El espectáculo estaba garantizado», indican. Al hilo de su éxito, proliferaron los frontones tanto en España como en América. Esta expansión demandaba pelotaris y, por ende, surgieron las escuelas de raqueta.

Dejaban el hogar con unos 15 años y una vez convertidas en avezadas pelotaris, la mayoría de ellas ganaba lo suficiente como para mandar dinero a la familia. Estas mujeres pioneras fueron mal vistas en general en el País Vasco, porque no se avenían al molde de la mujer de la época; en el exterior, sin embargo, muchas de ellas probaron las mieles del éxito.

Entre las raquetistas de Pasaia que están documentadas, según la asociación, figura cerca de una decena. En Pasai Antxo estarían Maria Pilar Belza, 'Belza'; María Luisa Senar, 'Senar'; Maria Dolores Larramendi, 'Larramendi I'; Yolanda Sarasua Lemus, 'Yolanda'; y Lolita Sarasua Lemus, 'Lolita'. En San Pedro se sabe de la existencia de Malen, aunque no se ha encontrado referencia a su apellido ni a su nombre de jugadora. Otras tres raquetistas pertencen a Donibane. Se trata de Ramonita Gametxo, 'Ramonita'; Mari Carmen Sistiaga, cuyo nombre de jugadora se desconoce; y Natividad Trecet, 'Trecet'.