Forofas

Fitness emocional

Libro Fitness emocional

-Título: Fitness emocional

-Autora: Vanesa Rodríguez de Trujillo (Nessita Arauz)

-Editorial: Ediciones B

-Año: 2017

-Número de páginas 408

-Idioma: Español

-Precio: 16 euros

 

Nessita Arauz es máster en Life-Coaching, Neurosciences and Emotional Physco Education por la Universidad de Florida, además de entrenadora personal y atleta fitness. Acaba de presentar su libro «Fitness emocional» en el que asegura que el deporte es una potente herramienta de bienestar personal, tanto que a ella le ayudó para acabar con sus problemas de ansiedad. Con tal motivo concedió una entrevista a ABC, en los siguientes términos:

¿Qué aporta la actividad deportiva para acabar con la ansiedad?

Es pura bioquímica. Está completamente demostrado que el deporte activa nuestros neurotransmisores de tal forma que la serotonina y la noradrenalina aumentan y hace que uno se sienta mejor a nivel energético, y también a nivel emocional. Cuerpo y mente están directamente vinculados. En el momento que se entra en un lugar como es el gimnasio que nos aparta de todos esos quehaceres cotidianos que nos absorben y uno se dedica a sí mismo realizando ejercicio, se encontrará muchísimo mejor y saldrá del gimnasio con más fortaleza y feliz.

A veces no somos muy conscientes de que parte de la felicidad depende de nosotros mismos...

Efectivamente. La felicidad está vinculada a un planteamiento utópico. No se puede ser feliz los 365 días las 24 horas. Es imposible. La felicidad son atisbos de conciencia en un momento en que estás bien y satisfecha contigo misma y, evidentemente, un estilo de vida fitness lo proporciona. La felicidad a veces no depende tanto de tus circunstancias, sino de cómo afrontas una situación. Por eso hay personas que pasan por hechos verdaderamente dramáticos y que son capaces de ser "felices" y otras que aparentemente tienen todo para ser felices no lo son, siempre encuentran esta visión negra de la vida.

¿Qué es llevar un estilo fitness?

Depende del nivel al que quieras llegar, pero por regla general es una filosofía de vida saludable en la que se integran alimentación sana y un ejercicio cotidiano. Si a ello se suman la constancia y un ejercicio de crecimiento personal consigues la mejor versión de tí misma. Pero, es verdad que hay que tener predisposición.

Si el deporte general dopamina y te hace sentir feliz, ¿por qué no engancha a todo el mundo por igual?

Porque hay mucha gente que lo que busca son resultados rápidos y eso no es posible. Hay que enamorarse también del camino que supone sentirse bien con un estilo de vida, aquel que te lleva a potenciar valores como cuidar tu alimentación, aumentar la fuerza de voluntad, la disciplina, la organización, el establecimiento de objetivos a corto plazo... Y, consecuentemente, al cumplirlos tener mayor sensación de satisfacción personal y sentir que tú eres la que va dirigiendo tu vida. Eso te hace sentir mejor.

Si se entrena desde esa perspectiva, como una fase de desarrollo personal, el resultado deja de convertirse en el qué para ser la consecuencia, y es cuando te engancha porque realmente el resultado tarda en llegar. Eso que dicen de que «en tres meses me pongo estupenda» no es cierto. Tener un cuerpo fitness requiere un tiempo, un proceso y un esfuerzo. El espejo te devuelve la imagen de la mejor versión de tí misma en el momento en que ves los resultados de un esfuerzo que haces. El problema es que al ver que no llegas rápidamente, mucha gente abandona.

La gente tiene poca paciencia y constancia, ¿no?

Sí, y no se saben racionar las fuerzas. Una persona empieza un día en el gimnasio de forma muy fuerte, lo da todo, y luego no se puede mover porque está llena de agujetas. Va un segundo día de intento y le duele más y al tercer día ya no puedes más. Es decir, se asocia con que eso es ir al gimnasio. Y no es así. Se debe hacer de manera paulatina, dándote cuenta de que puedes ir poco a poco haciendo ejercicio y que lo vas dominando. No hay excusas para no seguir intentándolo.

En su libro asegura que «detrás de cada kilo de más hay un conflicto emocional». ¿No es exagerado?

Una mujer que se cuida, que lleva una alimentación saludable, que no quiere decir que no se de caprichos, pero sí que tenga una filosofía de vida saludable, ¡no hay kilo de más que se le vaya a resistir! Tu cuerpo no necesita esos kilos de más acumulados donde no deben de estar y que no aportan nada positivo a tu cuerpo. Por eso, detrás de ello hay problemas emocionales como el de «no puedo controlarme ante una onza de chocolate y lo necesito para sentirme bien» o «no puedo preparar un pastel a mi hijo y no coger un trozo»... Ahí sientes que pierdes el control de tu vida. Tú puedes decidir si hacer el pastel y no probarlo, o si te lo comes. Sí te lo comes entras en conflicto contigo misma.

¿Por qué no es fácil asumir que comer es a veces una vía de escape?

Asumirlo es encontrarte con ciertas respuestas interiores que no todo el mundo está dispuesto a asumir. No es fácil darse cuenta de que tienes una vida no te lleva a todo lo que pensabas. Socialmente vivimos un momento complicado porque queremos llegar a todo y es muy complicado. Por ello, muchas veces se tiene una relación mala con la comida. Comer supone una motivación inmediata, es un recurso para sentir la satisfacción o el placer que, entre tantos quehaceres y autoexigencias, no se tiene. Lo más fácil es echar mano a un trozo de chocolate que llene esos vacíos. Un error.

Lo que hay que hacer en esos casos es ocupar el tiempo con otras parcelas diferentes que nos hagan sentir bien con nosotras mismas para no tener que necesitar el azúcar para sentirse mejor y cubrir esas necesidades emocionales que tenemos.

Lo que propongo es que se encuentre un deporte que te guste o quedar con amiga porque cuando se está entretenido no te acuerdas prácticamente de comer. Es muy importante divertirse porque es una pena que haya muchísimas personas que se meten en su día a día y que no encuentren el momento para ellas, para la familia, para su diversión... La solución la encuentran en la nevera. Es un error.

El cuerpo necesita macronutriente y micronutrientes para funcionar adecuadamente y los tres macronutrientes fundamentales son las proteínas, los carbohidratos y las grasas que cumplen su función específica en el organismo. Si llevas una dieta con exceso de una y defecto de otra, tu cuerpo no está funcionará adecuadamente porque no le das lo que necesita. Pero si aprendes a darle lo adecuado para que el cuerpo funcione y se desarrolle correctamente todo irá por el buen camino.