Forofas

Campeonas invisibles

Campeonas invisibles

La directora Paqui Méndez (CIMA) denuncia la discriminación en el deporte femenino en su cortometraje documental ‘Campeonas invisibles’, en el que se han implicado mucho sus propias protagonistas.

La película de Paqui Méndez muestra alguna de las desigualdades que se dan con las mujeres deportistas que pese a obtener mejores resultados que sus compañeros varones, no reciben la misma repercusión en los medios de comunicación. Presentada hace un tiempo en Valencia, la película contó con el testimonio de algunas de las protagonistas como la ex judoca Ana Carrascosa o la ex entrenadora y ex directiva de balonmano Cristina Mayo. Otras mujeres que aparecen en el cortometraje, de unos dieciséis minutos de duración, son la periodista deportiva María Escario, la ex jugadora de baloncesto Anna Montañana, la ex atleta Marta Fernández, la jugadora olímpica de hockey Lola Riera, la lanzadora Martina Lapuente, las jugadoras de fútbol Maider Castillo y Marina Gassent o la investigadora Ana López-Navajas, entre otras.

¿Sabrías nombrar diez deportistas de élite mujeres de tu comunidad? Esta pregunta se la hizo Paqui Méndez (CIMA) y no supo completar la lista. Tampoco su entorno rellenó todos los huecos. Con una mezcla de sorpresa y frustración, la periodista y guionista de cine se planteó el porqué. Y, sobre todo, el cómo solucionarlo. La mejor respuesta que ha podido dar es el documental «Campeonas invisibles», en el que trata de presentar y, más importante aún, concienciar de esa invisibilidad en la que viven las mujeres deportistas en España aunque su nombre resuene con fuerza en todos los podios internacionales del planeta, según informó en su día ABC.

«Me pareció un asunto muy grave, porque no es que no sean reconocidas, es que no son conocidas. Empecé a indagar y descubrí que en Valencia, por ejemplo, tenemos a la Rafa Nadal del judo que lo ha ganado todo y que ahora está dando clases en el barrio. Me preocupó como un tema de injusticia social», explicó Méndez. Para preparar el documental se informó con la asociación «Nosotras deportistas», que le ofreció una lista de diez deportistas con un currículo brillante. «Y cada vez que hablaba con una, me decían tres nombres más, y otros tres nombres, y otros tres. Teníamos una limitación de tiempo y lo más difícil del documental fue decidir qué quedaba fuera», matiza. Se ha fijado en las deportistas de la Comunidad Valenciana, pues la propuesta de su documental lo aprobó Maite Girau, concejala de Deportes del Ayuntamiento de Valencia, y fue apoyado por la Fundación Deportiva Municipal, pero puede extrapolarse a toda España. Tiene en la recámara más de cien horas de grabación y la sensación de que todas tienen una historia con tanta fuerza y tanta injusticia que podría haber una segunda, una tercera o una cuarta parte.

«Intentamos que cada protagonista contara su situación, pero que es representativa de muchas otras mujeres y otras disciplinas», añade Méndez. Por su documental pasan una judoca, una pelotari, una futbolista, atletas… y también un padre ficticio que recoge la idea que todavía prevalece en mucha parte de la sociedad: «el fútbol no es para niñas». «El objetivo de esta obra es llevarla a los clubes, a los colegios, a las universidades, que llegue a las propias deportistas y también a esas niñas que no saben que pueden llegar donde ellas quieran. No tienen todavía los referentes para intentarlo, ni en la sociedad ni en los libros de texto, por ejemplo. Y todo pasa por la educación», subraya la directora. «Tenemos que intentar hablar con los niños y las niñas por igual, en todas las materias, para que podamos crear una sociedad distinta. Que, por supuesto, se impliquen los padres, los maestros, el conjunto de agentes que intervienen y por todos los medios: cine, libros, educación, medios…»

Méndez descubrió la oscuridad de una vida entregada al deporte que, sin embargo, no les ha reportado ni el reconocimiento ni la recompensa merecida. «Me dejó muy tocada saber que no cotizaban a la seguridad social o que antes dejaban de pertenecer a cualquier ayuda si se quedaban embarazadas. Y que tampoco les dan la oportunidades de permanecer en el deporte después de que lo dejen. A los hombres les ofrecen un puesto en la junta directiva o en las federaciones… Ellas han estado en entrenamientos de élite, pero como no han tenido la opción de que se les convalide en un centro educativo, por ejemplo, no tienen un título que enseñar. Es muy doloroso». En «Campeonas invisibles» las saca de nuevo a la luz, al escenario que les debe todavía muchos focos. «Yo quiero que sean ellas las que hablen, las que expliquen su carrera deportiva, lo que no han podido hasta ahora. Que les llegue por fin el reconocimiento social. Estamos desaprovechando un bagaje de valores tremendo. Deberían estar en las universidades dando clases para difundir los valores deportivos: el compromiso, la responsabilidad, el esfuerzo…».

Deporte: